Spanking: lo que tienes que saber para dar y recibir nalgad@s con tu pareja. Aumentará el placer

286

Es una muy buena práctica para “condimentar” tu vida sexu@l y para probar algo nuevo.

Si estás leyendo esto, lo más probable es que estés buscando ideas nuevas para realizar con tu pareja en la cama, pues bueno, estás en el lugar correcto.  El spanking o nalgadas eróticas con una buena forma de darle un vuelto distinto a tus relaciones sexuales, sobre todo porque necesita de un gran conexión entre tú y tu pareja para lograr que sea totalmente placentero para ambos.

Te estarás preguntando qué tiene de bueno recibir nalgadas, a nivel físico provoca que aumento el flujo de sangre en el área genital, ayudando a aumentar el deseo sexual y la excitación. Además, da la oportunidad de “jugar” con todo este tema de la sumisión y la dominación.

1. Solo pídelo

Si estás dispuesta a probar está practica muy característica del bondage, lo primero tienes que hacer es proponérselo a tu pareja sexual y dejar claro el papel que quieres tomar en esa oportunidad, es decir, si quieres dar o recibir golpes.

2. Establecer límites y crear un código

Una vez que ambos aceptan, es importante establecer límites, dejar claras “las reglas”, con esto me refiero a conversar previamente qué golpes están permitidos y en que lugares del cuerpo, por lo general los golpes se dan en el trasero, muslos, pechos y genitales.

Luego de eso, deben crear un especie de código, pueden ser señas o palabras clave, esto los ayudará a no sobrepasar los límites del otro, no es necesario que se aun código elaborado, solo tienen que establecer señales que le permitan a la persona golpeada avisar cuando llegue a su limite o cuando ya no quiera seguir.

3. Juego previo

Para lograr un spanking placentero, es importante que ambos estén excitados, ¿la razón? Mientras más excitada estés, tendrás una mejor respuesta al dolor erótico. Tracey Cox, autora del libro “Superhot Sex” dice: “ni siquiera pienses en empezar una sesión antes de estar completamente excitada”.

4. Juguetes sexuales

Conversa con tu pareja qué juguetes sexuales estarán permitidos, pueden ser látigos u otros elementos, es importante que definan el material, ya que la intensidad del dolor puede variar. También pueden agregar esposas, cegaderas y otros para hacer todo mucho más placentero.

5. Juego de rol

La mayoría de las parejas prefiere practicar el spanking en los juego de rol en donde hay una persona de autoridad que “castiga” a la otra por haber hecho algo mal. Por ejemplo puede ser “profesor-alumno” o “jefe-subordinado”.

En este caso es importante que ambos mantengan sus personajes hasta el final, el dominante debe ser claro o clara y hacerle saber al sumiso qué es lo que hizo mal y la persona sumisa debe aceptar el castigo porque sabe que de esa forma será exonerado.

6. Confianza

Lo más importante en todo esto es tener confianza y sentirse cómoda la persona. La idea tener un momento de placer y no sufrir en el intento, recuerdo que todo se trata de gozar y de experimentar.