La presión arterial alta, o hipertensión, se conoce como la enfermedad de la «muerte silenciosa». Esto se debe a que es una enfermedad que a menudo pasa desapercibida, a pesar de su gravedad. Se estima que hasta el 20% de los afectados ni siquiera saben que tienen este problema.

Entre el 90 y el 95% de los casos de hipertensión arterial son hipertensión primaria o esencial. Esto significa que no es generada por otra enfermedad. El porcentaje restante se relaciona con otras condiciones, o es causada por medicación o embarazo.

Los síntomas de la hipertensión no son muy específicos y a menudo ni siquiera se notan. Sin embargo, en algunos casos hay palpitaciones en el pecho o la cabeza, mareos y molestias. En la mayoría de los casos, sin embargo, no hay signos evidentes.

La presión arterial alta

El corazón bombea la sangre por todas partes del cuerpo a través de las arterias, las venas y los capilares. A su vez, a medida que la sangre circula, ejerce presión en las paredes de las arterias. Algunas máquinas miden la fuerza de esa presión, y el resultado se llama índice de presión sanguínea.

Hay pequeñas arterias que se llaman arteriolas. Regulan el flujo sanguíneo en el cuerpo y a veces se estrechan. La ciencia no sabe la razón exacta de por qué sucede esto. En estas condiciones, el corazón tiene que trabajar más duro para bombear la sangre. Esto provoca un aumento de la presión en los vasos sanguíneos y una alta presión sanguínea.

La presión arterial alta continua causa un daño significativo al cuerpo. Debido a la presión dentro de las arterias, éstas pueden endurecerse. Esto puede provocar un ataque cardíaco o un accidente cerebro vascular. También es posible que el corazón se agrande y que se produzcan daños en los ojos o los riñones.

LEER  7 Remedios Caseros Para El Mareo Presión Alta

Un estudio sobre el tomate común

En el Centro Médico Soroka de Israel se realizó un estudio sobre la relación entre los tomates y la hipertensión arterial. La preocupación por investigar la cuestión se basó, en parte, en el hecho de que los italianos tienen una menor prevalencia de personas hipertensas que en otras partes del mundo.

Para poner a prueba las hipótesis, se seleccionó un grupo de pacientes que sufrían de hipertensión pero que no respondían bien a la medicación. A todos ellos se les administró una serie de suplementos de tomate, durante cuatro semanas. Todos los integrantes del grupo mostraron una mejora significativa.

Esto se debió al hecho de que los tomates contienen licopeno, un potente antioxidante asociado con la prevención de enfermedades cardíacas. También protege la buena salud arterial. Lo ideal sería consumir cuatro tomates al día, ya sea enteros o en varias preparaciones.

Un estudio sobre los tomates de árbol
Los tomates de árbol, también llamados tamarillo, zygomandra o tomates franceses, son también un excelente alimento para regular la presión arterial alta. Esta fruta se cultiva principalmente en las zonas tropicales y se consume principalmente en forma de zumo.

En 2016 varias universidades e instituciones de Ecuador y Venezuela, realizaron un estudio sobre las propiedades medicinales del tomate de árbol. Los resultados indicaron que esta fruta tiene un efecto positivo en la disminución de la presión arterial en personas diagnosticadas como hipertensas.

Asimismo, se verificó que contribuye a disminuir los niveles de triglicéridos y colesterol HDL. Según la investigación, el consumo diario de jugo de tomate de árbol, durante seis semanas continuas, disminuye la hipertensión y modula el metabolismo de la glucosa.

LEER  🍀El Apio y Sus 3 Principales Propiedades 🍀

No  pierdas el Control de la presión arterial alta  Más allá de la sal:

Cómo usar los tomates para la presión arterial alta
Como hemos señalado, lo ideal es que las personas con hipertensión arterial consuman cuatro tomates crudos al día. Sin embargo, esto se vuelve monótono y no muy agradable después de un tiempo. La buena noticia es que hay maneras deliciosas de introducir una cantidad significativa de tomates en la dieta.

La primera y quizás más obvia es hacer una salsa de tomate y ponerla en la comida. Los tomates van muy bien con casi todo. Puedes añadirlo a las judías, a la pasta y a casi cualquier preparación de sal. Le da un maravilloso sabor a casi cualquier plato.

Lo importante es que el tomate mantiene sus propiedades nutricionales, sin importar el tipo de preparación que se haga. Es por eso que puedes beberlo en jugo, hacer una crema de tomate o comerlo en una ensalada.

Por otro lado, el tomate de árbol casi siempre se toma en jugo. También se puede hacer una salsa para acompañar platos dulces o salados, o preparar un delicioso pastel con esta fruta.

¿Tienes presión sanguínea alta? Como acabas de notar, el tomate puede ser un buen complemento para devolverla a los niveles normales. Aún así, es esencial aclarar que no sustituye a la medicación prescrita por el médico. ¡Tenga esto en cuenta!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Mr. Salud.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Mr. Salud.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.