El hígado graso es un trastorno hepático que se caracteriza porque el 100% del peso total del órgano, al menos el 10% está compuesto de grasa. Este trastorno puede ser el preludio de todo tipo de trastornos y enfermedades muy graves, por lo que es importante tomar medidas preventivas y tratarlas con un especialista.

Las causas del hígado graso no son muy claras, su aparición está asociada con la obesidad, el consumo excesivo de azúcares y grasas, así como el abuso de bebidas alcohólicas.

Esta patología se puede clasificar en dos tipos: El hígado graso no alcohólico (que puede ser causado por varios factores, como una dieta deficiente) y el hígado graso alcohólico (que es causado principalmente por el abuso de licor).

El hígado graso se puede limpiar con remedios caseros y, de hecho, los médicos recomiendan algunos de ellos por sus beneficios para la salud. A continuación le mostraremos los remedios caseros más eficaces para limpiar el hígado graso y algunas recomendaciones para su prevención y control.

CONTENIDO:
1. Cúrcuma
2. Té de cardo mariano
3. Menta
4. Fenogreco
5. Té de espátula
6. Alcachofas
7. Diente de león
8. Boldo
9. Avena
10. Papaya o Láctea
11. Rábano
12. Toronja
13. Jengibre
14. Remolacha o remolacha
Recomendaciones para evitar y curar el hígado graso
Coma Saludable
Ejercicio
No consumir sustancias nocivas para la salud.

1. Cúrcuma

La cúrcuma es una de las especias más valoradas en la medicina ayurvédica por todas sus propiedades medicinales. Es rico en antioxidantes, antiinflamatorio, antiséptico y reconstituyente. Es especialmente eficaz para limpiar el hígado de grasas y promover su regeneración y procesos naturales cuando está dañado.

Para tratar el hígado graso con cúrcuma sólo se necesita agua caliente y polvo de cúrcuma. Esto le dará un sabor dulce y ligeramente picante a la infusión, que debe beber antes de cada comida.

2. Té de cardo lechoso

Este té sirve como reconstituyente estomacal gracias a sus propiedades astringentes. Algunos de los síntomas causados por el hígado graso son falta de apetito, náuseas y vómitos.

Sólo se necesitan dos cucharaditas de semillas de cardo lechoso para preparar una infusión que tendrá un efecto muy positivo en el hígado. La forma más adecuada de consumirlo es antes de cada comida.

LEER  5 REMEDIOS CASEROS PARA EL ESTOMAGO HINCHADO

3. Menta

La menta es un excelente digestivo, ya que contiene una cantidad significativa de sustancias amargas que benefician el trabajo de la vesícula biliar y el hígado. Se puede consumir en infusiones de hojas de menta, o acompañado de jugo de melón, que es conocido por ser un excelente protector gástrico.

El melón y el zumo de menta pueden acompañar las comidas o ser una bebida refrescante, por lo que se puede consumir de tres a cinco veces al día con poca azúcar, ya que el melón es una fruta bastante dulce y agradable al paladar.

4. Fenogreco

El fenogreco es rico en aminoácidos como la 4-hidroxiisoleucina, que es un poderoso aliado para normalizar los valores de glucosa, triglicéridos y colesterol en la sangre, que causan el hígado graso.

El té de alholva puede consumirse antes de cada comida. Sólo necesita infusionar 25 gramos de semillas de alholva o puede incorporarlas en bebidas en polvo, sopas o ensaladas durante todo el día. La alholva está contraindicada en caso de lactancia o embarazo.

5. Té de espátula

La cáscara de la semilla de ispágula tiene propiedades extremadamente beneficiosas para el hígado. Ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos en el cuerpo. Es especialmente beneficioso para prevenir la aparición de enfermedades cuando se mantiene una dieta equilibrada y una actividad física constante.

La ingesta diaria recomendada es de 10 gramos. Debe prepararlo en una infusión que deberá hervir y consumir sin azúcar. Sólo debe consumirlo dos veces al día como máximo. La ispágula está contraindicada en casos de estreñimiento o inflamación intestinal.

6. Alcachofas

Las alcachofas tienen propiedades antiinflamatorias y desintoxicantes efectivas para tratar la aparición de algunos de los síntomas del hígado graso como la disminución del apetito, náuseas y vómitos, así como para ayudar al hígado a filtrar las impurezas que entran al cuerpo a través de los alimentos.

Una de las formas más conocidas de consumirlos es el tratamiento del hígado graso es haciendo una bebida a base de agua caliente y alcachofas que se puede consumir caliente, a base de té o como bebida fría.

LEER  Beneficios del tomate, el pepino, la vaselina y el aceite de coco

7. Diente de león

El diente de león es un excelente antiinflamatorio y antioxidante, altamente eficaz para tratar todo tipo de enfermedades hepáticas y estomacales mediante la eliminación de toxinas, la forma de consumirlo es con una infusión caliente, que puede acompañar a la miel y la manzanilla.

El diente de león ayuda a prevenir la retención de líquidos en el hígado, lo que evita su deterioro. Debe tomarse dos veces al día durante no más de dos semanas.

8. Boldo

El boldo no sólo ayuda al hígado a asimilar mejor las grasas evitando que se acumulen en las células hepáticas, sino que también beneficia el trabajo realizado por la vesícula biliar. Para consumir el boldo es necesario hacer una infusión con una cucharada de sus hojas. La dosis recomendada para tratar el hígado graso es de dos tazas diarias durante tres semanas.

9. Avena

Una recomendación ampliamente difundida por los expertos es consumir mucha fibra, ya que es capaz de arrastrar la grasa que se encuentra en los tejidos del cuerpo, beneficiando el trabajo del hígado.

a avena es rica en fibra y se puede consumir en una bebida refrescante con agua y canela. Puede consumirlo con las comidas y antes de acostarse. La fibra de la avena favorece positivamente la digestión.

10. Papaya o Láctea

L leche es un antioxidante y desintoxicante natural poderoso que puede ayudar a reducir la presencia de grasa o toxinas que afectan la actividad hepática. Se puede comer entero, en ensaladas de frutas o en zumos durante las comidas.

Si se incorporan semillas de papaya al jugo, éste adquirirá un sabor ligeramente fermentado. La papaya es una fruta muy dulce, por lo que no hay necesidad de incorporar azúcar. Además de estas papayas es un eficaz protector estomacal.

11. Rábano

El rábano es uno de los purificadores naturales, particularmente eficaz para eliminar los conservantes y colorantes utilizados en la preparación de alimentos procesados y envasados al vacío. Es un poderoso antioxidante que ayuda a combatir los radicales libres que se encuentran en todo tipo de productos químicos y un desintoxicante natural muy eficaz.

Por estos motivos el rábano es eficaz en la descongestión y eliminación de las toxinas que se alojan en nuestro hígado, impiden su buen funcionamiento y disminuyen su capacidad para eliminar la grasa corporal.

LEER  2 Remedios Caseros Para La Próstata Y Sus Síntomas

12. Toronja o pomelo

La toronja es eficaz para reducir los ácidos grasos y disminuir la grasa corporal, lo que puede beneficiar los procesos hepáticos. También es beneficioso para atenuar el síndrome metabólico, que afecta directamente a la función hepática. También tomar zumo de pomelo con miel, o comer un pomelo al día para beneficiarse de sus propiedades.

13. Jengibre

El jengibre es un poderoso antioxidante natural, que ayuda a mantener el hígado sano y en todo su potencial. También es excelente para combatir los triglicéridos y el colesterol, lo que beneficia la eliminación de grasa por parte de las células hepáticas.

Triturar o rallar dos cucharadas de jengibre y verter en agua hirviendo para preparar una infusión que se tomará dos veces al día durante el tratamiento del hígado graso. Se puede usar como aderezo para ensaladas y para sazonar algunos alimentos.

14. Remolacha o remolacha

La remolacha es conocida como un poderoso depurativo natural, diurético y antioxidante. El hecho de consumir remolacha, ya sea en ensalada o en zumo (que se puede combinar con zanahorias y zumo de naranja para darle propiedades aún más beneficiosas para la salud) ayuda al hígado a purificarse y a eliminar el exceso de grasa corporal.

Recomendaciones para evitar y curar el hígado graso

Usted debe entender que el hígado graso tiene una cura, especialmente cuando está en sus primeras etapas. Es por eso que los especialistas enfatizan la importancia de modificar ciertos patrones de alimentación y comportamiento en las personas que los padecen.

Algunas de las cosas que se recomiendan tanto para tratar el hígado graso como para prevenir la aparición de esta enfermedad son las siguientes.

Coma Saludable

La principal recomendación que le damos y que los expertos le indicarán, es que cambie la dieta diaria. El hígado graso se origina cuando exigimos que el organismo consuma demasiados alimentos con un alto contenido graso. Se trata principalmente de carnes fritas, harina, salsas y cremas.

Por cierto, los alimentos procesados tienen un alto contenido de grasas y carbohidratos, que son excesivamente perjudiciales para la salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Mr. Salud.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Mr. Salud.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.