5 Razones por las que todos deberiamos hacer el amor en un hotel

2209

No sabemos si será por el cambio de entorno, porque es una forma de salir de la rutina o porque nos permite relajarnos más que en casa, pero el sexo en un hotel es siempre mejor.

Si quieres tener una noche de pasión y darle rienda suelta a tus fantasías, un hotel es el lugar perfecto para ello. Y si buscas bien, no tiene ni por qué salirte muy caro.

6 Razones por las que el sexo es mejor en un hotel

1- Los hoteles están diseñados para ser lujosos y sensuales

La iluminación, el tejido de las sábanas, el tamaño de la cama, todo está diseñado para atraer a los cinco sentidos. No sabemos exactamente qué es, pero hay algo en los hoteles que nos incita a sentirnos más sexuales.

Además, es un sitio desconocido. La habitación de un hotel no es el sitio en el que estáis acostumbrados a encontraros y, como suele decirse, lo desconocido siempre genera algo de morbo.

2- Te ayuda a salir de la rutina

En casa, probablemente ya os hayáis recorrido cada una de las estancias tratando de darle emoción a vuestra vida sexual. Pero por mucha imaginación que tengáis, los sitios están más limitados.

El simple hecho de salir de la rutina habitual, aunque no sea a un hotel de lujo, te permite envolverte en un aura de adrenalina y emociónque te ayuda a sentirte más sexual.

3- No tienes que irte muy lejos

No tienes que estar de vacaciones ni irte al otro lado del mundo para pasar una noche en un hotel y obtener los beneficios que esto supone.

El simple hecho de dormir fuera de casa, de aventurarte en un sitio nuevo con tu pareja o pasar algo de tiempo a solas, hace que aumente la libido y os sintáis más atraídos el uno por el otro.

4- No tienes que limpiar

Lo mejor sin duda de una estancia en un hotel es el hecho de no tener que «hacer nada». Da igual que uséis nata o chocolate para darle un toque gastronómico a vuestro encuentro, no seréis vosotros los que tendréis que limpiar los restos después.

Y no solo hay que tener en cuenta el después. El hecho de llegar a un sitio perfectamente limpio, con la cama hecha y perfumada, ya hace que se despierten tus sentidos y te sientas más receptivo a la hora de mantener relaciones sexuales.

5- No hay distracciones

En casa, por mucho que quieras, siempre hay distracciones. En la habitación de un hotel no hay fotos de los niños que te hagan pensar dónde los vas a llevar el sábado, ni recibos que te recuerden que tienes que pagar la luz, ni esa montaña de papeles del trabajo que aún tienes por hacer. Ahí solo estáis tu pareja, tú y vuestra imaginación.

De esta forma evitaréis sentiros culpables por dedicarle tiempo a vuestro deseo, en lugar de poneros al día con los correos electrónicos o con la colada.

6- Puedes hacer ruido

No es que tengas que despertar a todo el hotel a las 3 de la mañana, pero siempre tienes más libertad. En casa, ya sea por los niños o por los vecinos, a los que además vas a tener que seguir viendo todos los días, te sientes más cohibido.

Aquí puedes dejarte llevar, liberarte y hacer ruido. Total, si los vecinos se quejan, no los volverás a ver.

El entorno, la actitud, el servicio, sea lo que sea, el sexo siempre es mejor en un hotel. Así que ya sabes, ¿a qué esperas para reservar una magnífica noche de pasión?

Y si después de una sesión de sexo desenfrenado puedes darte un baño en una de estas piscinas, ya puede convertirse en el día perfecto.